Y Festimad se hizo políglota

Con la Biodiversidad Musical como lema, el pasado fin de semana Festimad Sur, el decano de los festivales españoles, se desmarcó con éxito de las tendencias musicales predominantes. Así, el dominio anglosajón tuvo que compartir protagonismo con el árabe, el latino, el balcánico y, por supuesto el español, sin olvidar a las promesas locales.

Como corresponde a un festival pionero y nunca conformista, Festimad Sur ha acometido el riesgo de mezclar músicas y culturas, ritmos y colores que nunca han sido antagónicas salvo en el sectarismo de unos pocos críticos acomodados en "la especialización". Y el 80% del aforo de la Cubierta, más de 15.000 personas, se hizo diverso y políglota.

El viernes 6, más de 5.000 personas de múltiples nacionalidades hablaron idiomas no habituales en festivales de rock. Después del bautizo festivalero de Vita Imana, The Rejects, Rokcinante, Nu Eve, Gizmo, Fetus in Feto y Day of Rising, los nuevos valores descubiertos a través del certamen Festimad Sur Music, las rimas calientes del cubano Kumar, la fuerza expresiva del marroquí Bigg y el verbo comprometido de El Chojín calentaron a un público que paulatinamente fue llenando algo más de la mitad del aforo. Un triunfo teniendo en cuenta el riesgo de esta apuesta por la Biodiversidad Musical cuyo futuro no es otro que el de seguir creciendo. Y si no, al tiempo.


Emir Kusturica

El sábado 7, con una programación más reconocible para el público de Festimad, el triunfo fue absoluto. Desde la noche anterior docenas de jóvenes de entre 15 y 25 años de edad formaron cola hasta la apertura de puertas. Linkin Park era el objetivo. Pero antes, desde las seis de la tarde, con ya miles en el interior de La Cubierta de Leganés, gozaron con el descubrimiento de los catalanes Nunery. Con puntualidad  continuaron los galeses The Blackout, y para cuando Lostprophets aparecieron en escena, 10.000 chavales abarrotaban la plaza, buena parte de ellos acompañados por sus padres o hermanos mayores.  Pocos minutos antes de las 11, las estrellas de la noche provocaron el delirio de un público entregado durante 90 minutos de show trepidantes..

Llamó la atención la juventud del auditorio. Lógico, Linkin Park es la única banda cabeza de cartel de los festivales españoles que ha surgido en el siglo XXI. Los de la mayoría de festivales lo hicieron hace dos, tres y hasta cuatro décadas. Desde la organización de Festimad se incide repetidamente en la búsqueda de valores alternativos que atraigan a nuevos y jóvenes públicos. De lo contrario, los festivales, cada día más especulativos y caros, tenderán al envejeciendo paulatino del público. Tienen razón.

Written by

Escribimos noticias de snowboard desde 1997. Somos el primer portal en internet de habla hispana. Si quieres ayudarnos como colaborador, ¡¡escríbenos!!

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies