Vicios y virtudes del snowboard

Uno de las lacras del snowboard es el autodidactismo, o la tendencia que todos tenemos a aprender por nuestra cuenta, y riesgo. De esta forma lo que casi siempre logramos es progresar con ciertos vicios que luego, a medio plazo, son más difíciles de erradicar. Hemos preguntado a unos cuantos profesores titulados sobre los vicios más comunes, y por supuesto por las formas de corregirlos.



Es un tópico común en algunas conversaciones la supuesta facilidad de aprendizaje en el snowboard
. Puede ser así, sobre todo si lo comparamos con otros deportes de deslizamiento como el surf o el skateboard, o con su compañero alpino: el esquí. De hecho, si comparamos el aprendizaje de los movimientos básicos del snowboard y el esquí, parece bastante claro que resulta notoriamente más difícil la técnica básica del esquí. Esa ha sido probablemente una de las grandes causas – entre otras – de la creciente popularidad del snowboard en el último lustro: su supuesta facilidad para poder empezar a practicarlo.

Sin embargo, esta facilidad ha provocado que sea muy frecuente –incluso demasiado- escuchar frases del tipo “yo aprendí sólo” o, lo que es peor “no hace falta profesor para aprender”…

Y es aquí cuando damos con una de las desventajas de su facilidad para el aprendizaje, que no es otra que la tendencia de muchos iniciados a aprender de forma autodidacta o, en su defecto, de la mano de un colega, novio/a, etc.  No vamos a entrar en la cuestión de las desventajas que tiene que te enseñe el colega de turno, y mucho menos en la cantidad de relaciones de pareja que han roto por intentar enseñar uno de los miembros al otro… pero sí que vamos a incidir en lo tremendamente importante que es aprender de la mano de un profesional, es decir, un monitor titulado.

No nos confundamos, hacer bien snowboard no es tan fácil como parece, a pesar de que sí sea cierto que la asimilación de lo básico si se hace de una forma… digamos que agradecida. Pero a medida que progresemos iremos notando de una forma proporcional nuestras carencias de técnica básica. Cualquier deporte sigue una progresión en su enseñanza y aprendizaje, y es de cajón que si hay profesionales que han dedicado su tiempo a definir la forma adecuada de seguir esa progresión esa será, sin duda, la forma más correcta de aprender. Y no sólo para mejorar técnicamente, sino para hacerlo además –aunque parezca que no- más rápidamente y con menor riesgo de lesiones.


Aprender de forma autodidacta suele llevar aparejado además la adquisición de costumbres o vicios
que, a la larga, serán difíciles de corregir en el futuro. Muchas veces el cuerpo, y la mente, interiorizan movimientos con la práctica que luego son francamente difíciles de olvidar. Por eso, insistimos, es tremendamente importante confiar el aprendizaje a un profesional. No nos arrepentiremos.

Giros en pista.
Encadenar giros en una pista es uno de las primeras metas que se plantea un principiante. Se puede decir que es una de las primeras pruebas fehacientes de que se está haciendo snowboard. Sin embargo, del hecho de girar al hecho de girar correctamente y con la técnica adecuada en cada situación, tipo de nieve o terreno puede haber un largo trecho. Muchas veces esta acción se aprende incorrectamente, lo que vicia la futura progresión fuera de pistas, en un halfpipe o a la hora de encarar un salto o barandilla.

Vicio: El peor vicio, y que más comúnmente se ve en pistas, a la hora de hacer los giros en pista correctamente es la contrarrotación, es decir, ir con los hombros contrarrotados a la dirección que llevas. Es la tendencia natural que todos- y digo todos- tenemos al aprender a hacer snowboard de forma autodidacta. Puede ser corregida fácilmente por un profesor si llevas poco tiempo haciendo snow, pero el problema viene cuando te acostumbras a bajar de esta forma y el vicio se asienta. El resultado es alguien que baja a dos mil por hora por las pistas jugándose el tipo y el de los demás y sin llegar a tener control verdadero sobre su tabla.

[youtube id=CiWweqZdS3A]

Virtudes: En cualquier giro el hombro de tu apoyo delantero es el que manda. Comprueba que cuando giras con los talones el hombro delantero se dirige hacia ellos, y que cuando haces un giro con las puntas de los pies el hombro delantero se dirige hacia ellas. De esta forma no te deslizarás de cara a la pendiente con los hombros rotados incorrectamente, bloqueando el movimiento natural. Si compruebas que no lo estás haciendo bien procura enfocar tu atención en ello en cada bajada que hagas.

Barandillas y cajones.
Si hoy en día hay una modalidad del snowboard que destaca desde hace unos años es el Freestyle. Los snowparks empiezan a ser habituales en cada vez más estaciones de la Península (ya era hora) y las barandillas y cajones son algunos de los módulos más frecuentes en ellos. Pero para poder practicar Freestyle es absolutamente fundamental tener asentada una buena base técnica, y armarse de protecciones y paciencia.

.
Vicios: Los peores vicios a la hora de afrontar un cajón o una barandilla son la contrarrotación, no llevar la tabla plana e ir poco flexionado. Por lo tanto lo más importante a la hora de afrontarlo con éxito es ir bien situado sobre la tabla , bien flexionado y con la tabla plana, aparte de con bastante decisión. Si tienes todo esto claro, te olvidarás de mirar a tus pies, y te fijarás en el final del rail o cajón y lo pasarás sin problemas.

[youtube id=DFp2-Vmg5E4]

Virtudes: Una buena base para encarar una barandilla o un cajón es jugar mucho en pistas combinando el peso en el nose (punta de la tabla), en el tail (cola de la tabla)…lo que se llaman flat tricks (trucos de suelo). Prueba sobre la pista como si estuvieras encima de un rail o cajón, exagerando los movimientos de hombros, la flexión y la presión sobre la tabla, para aprender los movimientos adecuados. Muchos de los trucos que haces en la pista podrás llevarlos después a un módulo artificial. Y, por supuesto, hay que comenzar en un snowpark con un cajón o rail bajito y más bien ancho. Además no hay cosa mejor que visualizar un truco antes de haberlo probado. Si ya lo has visto hacer en vídeos y a riders en una estación y lo ves claro en tu mente, tienes un 70% ganado sobre el truco; seguramente lo lograrás, porque en tu cabeza estás desarrollando los movimientos necesarios tanto de aplicación como de ejecución para llevarlo a cabo. Si no lo ves claro antes en tu mente, te costará llevarlo a cabo. No escatimes en protecciones. Usa casco, culera, espaldera, rodilleras y espinilleras si puedes.
Lo segundo será revisar el módulo antes de utilizarlo. Échale un vistazo tanto al hierro como al estado de la rampa de entrada. Y una vez hecho el reconocimiento…¡a por todas!

Giros en nieve polvo.     
Si hay una sensación única e irrepetible que proporcione el snowboard es la de descender sobre nieve polvo encadenando giros. Cualquier snowboarder del mundo que lo haya probado lo sabe, y asentirá ante esta afirmación sin lugar a dudas. Pero aunque una vez dominada la técnica es bastante fácil, cualquiera que se enfrente a un descenso en nieve polvo por vez primera seguramente no disfrute demasiado, y acabe totalmente empapado en sudor tras haber tenido que desenterrarse varias veces de la nieve…

Vicios y virtudes:
Para disfrutar como un niño cuando la nieve es buena lo fundamental, obviamente, es que haya mucha nieve y estar muy seguros de que no haya rocas afiladas (tiburones) a pocos centímetros de la superficie. La buena forma física es necesaria si se quiere aguantar más de un par de descensos. La nieve polvo es un gustazo, pero cansa. Y técnicamente lo fundamental, una vez más, es llevar la posición correcta a la hora de girar, sin golpes de cadera o piernas ni contrarrotaciones no deseadas. También hay que dominar bien la torsión y los apoyos de peso en la tabla, para enlazar bien los giros y no hundir la punta de la tabla. Por otro lado, tener bien encerada la tabla nos ayudará a no quedarnos atascados en zonas donde no haya demasiada pendiente…
Empieza con pendientes moderadas. Aprovecha el polvo que la máquina no pisa al lado de las pistas, o cortos trechos entre distintas pistas. Cuando estés familiarizado con la sensación de flotar en la nieve polvo, busca algo con más pendiente pero que no esté muy lejos de las pistas. Asegúrate de que alguien ha bajado antes que tú y que esté todo bien. Todavía no nos hemos ganado el privilegio de desvirgar. Cuando te sientas cómodo bajando y estés un poco en forma, puedes empezar a pegarte algún pateo fuera de pista, siempre acompañado y con alguien que conozca el sitio, y así empezar a practicar la disciplina reina del snowboard: el freeride.

Son fundamentales dos cosas: prudencia y respeto. La adrenalina chorrea por la orejas cuando surfeas en nieve polvo y es fácil dejarse llevar por la emoción y perder el respeto a lo que estamos haciendo. Las consecuencias pueden ser desastrosas si no tenemos autocontrol y conocimiento de la montaña.

Saltos.
Saltar con una tabla de snowboard bajo los pies es uno de los objetivos más buscados por todos los snowboarders. Tanto es así que mucha gente quiere incluso empezar la casa por el tejado, es decir, a saltar antes incluso de saber girar, y ¡gente que incluso lo consigue! Pero no hace demasiada falta decir que no es precisamente la progresión adecuada y recomendable, sobre todo si queremos evitar lesiones.

Vicios: Lo peor que se puede hacer es entrar desconfiado a una rampa, o sin tener la suficiente técnica, porque así es como uno se puede lastimar. Realizar cambios de canto en los metros antes de la rampa o en la misma tampoco ayuda, ya que esto nos descolocará de una posición compacta, y es muy posible que salgas de la rampa apoyado en uno de los cantos, y como consecuencia perderás el control en el aire y aterrizarás con la espalda o los morros. Los cambios de canto antes de o en la rampa sólo se realizan cuando queremos hacer rotaciones, y éstas las debemos probar cuando sabemos saltar recto perfectamente. Siempre se ha de seguir una progresión lógica, no podemos empezar con saltos de quince metros. Hay que ir poquito a poco. Practica nuevos trucos sólo en la medida que ya tengas los básicos bien aprendidos. Y siempre hay que tener claro lo que se va a intentar y la forma de ejecutarlo.

[youtube id=d276l7KVYpQ]

Virtudes: Sigue siempre una progresión lógica. Comienza con saltitos en las pistas, bañeras, montículos… Familiarízate con la sensación de despegar del suelo y recepcionar flexionado sin que sufran tus articulaciones. Practica siempre que puedas y en diversas situaciones el “ollie”, ya que es la maniobra básica en la que se apoya todo el Freestyle. Una vez dominado puedes ir a la zona de principiantes de un snowpark y probar los saltos más pequeños que haya, hasta que te sientas cómodo saltando y recepcionando. Si no recepcionas cómodo en un salto, no pases a otro de mayor tamaño nunca. Ten paciencia y sé prudente. Si ya eres capaz de saltar y recepcionar es cuestión de practicar y coger confianza para saltar cada vez más alto y más lejos en uno más grande. Es muy importante medir bien la velocidad. Los saltos en un snowpark están diseñados para saltar y recepcionar en un punto específico llamado recepción. Si te quedas corto de velocidad aterrizarás en la parte plana antes de la recepción y si te pasas aterrizaras en el plano. Cualquiera de las dos situaciones puede evitarse midiendo bien la velocidad. Procura fijarte desde dónde está saltando la gente antes de hacerlo tú… Si saltan y recepcionan en el lugar correcto, o si se quedan cortos de velocidad o si llevan demasiada. Es un truquillo, pero no es fiable al 100%, ya que el peso de cada uno de nosotros, el tipo de tabla, y lo bien o mal que la tengamos encerada también influye definitivamente en la velocidad que adquiriremos desde un punto fijo. Sin embargo sí ayuda bastante como primera referencia a la hora de colocarnos y saber desde dónde tenemos que empezar a coger la carrerilla para enfilar el kicker. Por último visualízate antes de saltar: en la rampa flexionándote, saliendo de la rampa, en el aire, recepcionando… Visualizarse no es fácil pero, por otro lado, es un ejercicio que puedes hacer no sólo en la montaña, sino en cualquier sitio en el que te acuerdes de hacerlo.

Halfpipe
Es, sin duda, la disciplina más exigente del snowboard, tanto física como técnicamente. Requiere una muy buena forma física y grandes dosis de motivación y concentración, además de una muy buena técnica de giro y salto. Muchos riders profesionales dicen que un halfpipe “pone a cada uno en su lugar”. Por último hace falta un requisito, obviamente indispensable, que no es otro que un halfpipe, que, desgraciadamente, no son muy habituales en las estaciones de la Península.

[youtube id=5jiTt8aIipU]

Vicios y virtudes:
El halfpipe es la disciplina más difícil y técnica y hay que practicarlo siempre con mucha motivación y concentración en lo que se hace. El primer requisito previo es dominar el giro por extensión en pista. Una vez dominado, hay que ponerlo en práctica dentro del halfpipe, pero cada vez haciendo el cambio de canto en un punto más alto de sus paredes. Una vez que llegas con comodidad al coping (el borde superior del halfpipe) es el momento de intentar saltar. En este punto el vicio más común es el impulso, ya que mucha gente hace demasiado al llegar al coping y se van al plano, perdiendo toda la velocidad y algo doloridos… El siguiente paso sería practicar todo lo posible, la progresión es ilimitada. Básicamente hay cuatro secretos para progresar y disfrutar en un halfpipe: estirar, calentar, visualizar y practicar. Y es muy importante también comprobar que la pista esté libre para evitar choques. Y sobre todo respeta tu nivel, cada truco tiene su progresión.

Por ahora esto es todo camaradas. Eso sí, repetimos el mensaje: Nunca está de más confiar en un profesional de la enseñanza. Aprenderás más y mejor. Felices surfeadas.

Written by

Escribimos noticias de snowboard desde 1997. Somos el primer portal en internet de habla hispana. Si quieres ayudarnos como colaborador, ¡¡escríbenos!!

Latest comments
  • es necesario para el progreso una persona, un profesional que te ayude..

  • la primera foto…de cabeza a labaranda!!!! :eek

  • a cualquier novato en nieve polvo yo le recomendaría tener siempre en cuenta que no hay que perder velocidad…hundirse (y desenterrarse) es un coñaaaaazooooooo

  • Aprender con un profesional esta claro que siempre beneficiara a la persona… pero no todos se pueden permitir ese gasto, por lo general es un pastón.

  • es una pena que artículos así se os pierdan en el jaleo que teneis en la web :sigh yo mismo no se ni como he llegado 😕

Post a Reply to Profesional Cancel Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies