Snowboardcross en La Molina

Visto desde el aire, el circuito de Snowboardcross (SBX) instalado en el Snowpark Alabaus parece un iceberg flotando sobre un mar verde y marrón, como si fuera una víctima del cambio climático. Pero dentro de él, la batalla no ha hecho más que empezar entre las grandes estrellas de una disciplina que combina arrojo, velocidad y equilibrio.

 
En un día de nuevo soleado y buena temperatura, la pista aguantó las constantes bajadas, confirmando que la organización ha hecho un excelente trabajo para que se pueda competir. Los participantes elogiaron con unanimidad un trazado que hoy sirvió para clasificar a los 32 hombres y las 16 mujeres que mañana se jugarán las medallas. Entre ellos estarán los grandes favoritos, aunque ningún español.
 
Los mejores en las eliminatorias sobre un trazado repleto de saltos, curvas, peraltes y dubbies, de 650 metros de longitud y un desnivel de 120 metros, fueron los que dominan esta especialidad en los últimos años. El austriaco Markus Schairer hizo valer su condición de campeón del mundo marcando el mejor tiempo: unos increíbles 53.83 segundos, dejando a otro de los aspirantes al oro, el francés Pierre Vaultier, a más de medio segundo.

El italiano Luca Matteotti hizo el tercer mejor tiempo (54.47) y el cuarto fue para el subcampeón de la Copa del Mundo, el australiano Alex Pullin (54.55). El equipo de Estados Unidos no estuvo en los puestos altos, pero metió a sus cuatro hombres en la final masculina, entre ellos al doble campeón olímpico Seth Wescott, aunque el mejor fue Nate Holland, ganador de los X Games, décimo con 55.22.
 

Seguro que hoy, cuando se compita codo a codo, los estadounidenses plantearán una dura batalla. Y eso porque hay que tener en cuenta que las bajadas clasificatorias (son dos y se elige la mejor) son muy diferentes a las finales, que no son contra el crono, sino por KO. Los 32 corredores competirán en ocho mangas de cuatro, con cabezas de serie a partir de los tiempos conseguidos hoy. En cada una de esas mangas se clasificarán los dos primeros y quedarán eliminados los dos últimos.

Quedarán entonces 16, que volverán a competir con el mismo sistema ya en octavos de final. Lo mismo ocurrirá con los cuartos de final y las dos semifinales, de las que saldrán los cuatro finalistas que son quienes se disputarán las tres plazas del podio.

Tampoco en las eliminatorias femeninas hubo grandes sorpresas. La campeona olímpica y de la Copa del Mundo, la canadiense Maelle Ricker, logró el quinto mejor crono, pero seguro que en las finales será la rival a batir. Una de sus grandes rivales será su compatriota Dominique Maltais, bronce en la Copa del Mundo, que hizo la séptima mejor marca.
 
La primera clasificada hoy fue la francesa Nelly Moenne, que está destacando en su primer año en la Copa del mundo, con 57.83 segundos. Segunda fue la estadounidense Lindsey Jacobellis (58.25), que brilla en los X Games. Ojo también con otra francesa, Deborah Anthonoz, plata olímpica y que hoy hizo el tercer mejor crono (58.26). Entre todas ellas puede que salga la campeona del mundo.
 


No habrá finalistas españoles hoy.
El jovencísimo equipo de la RFEDI, formado por cuatro hombres y una mujer presentes, quedó eliminado en una jornada marcada por las caídas y la mala suerte. Anna Amor, por ejemplo, no pudo acabar ninguna de sus dos bajadas clasificatorias. En la primera, se cayó al final cuando iba bastante bien; en la segunda, en la parte alta, cuando la pista ya estaba gastada y se había ocultado el sol.
 
De los cuatro hombres, el mejor clasificado fue el único que fue olímpico en Vancouver 2010: el Regino Hernández. Su crono de 56.86 segundos le llevó a la 37ª plaza, a cinco puestos y apenas 46 centésimas de la 32ª, que daba el pase a la final. “Es una lástima que por tan poco no lo haya conseguido, pero me siento satisfecho porque he corrido bastante bien teniendo en cuenta que me rompí la rodilla (triada) tras los JJOO”, dijo el malagueño, de apenas 19 años. “Competir ante estos rivales de tanta categoría es un placer y siempre se aprende”.
 
Ninguno de los demás se acercó tanto al corte que daba la clasificación. Lucas Eguibar y Laro Herrero quedaron 51º y 52º, respectivamente, separados por 3 centésimas. Gran prestación la del primero que con apenas 16 años es una figura en ciernes. “Estoy contento. Estos Mundiales son mi primera competición grande y creo que no lo he hecho nada mal. Es una experiencia impagable de la que espero sacar muchas enseñanzas”, comentó el benjamín del equipo español, que lucía un vendaje en la mano izquierda, producto de una caída.
 
Me lesioné en la primera manga en la rodilla y en un talón en el aterrizaje de un salto. En la segunda quería mejorar, pero me he resentido. Pero estoy satisfecho. Tengo 21 años y estos eran mis primeros Mundiales, así que me queda mucho para mejorar”, comentó Herrero, por su parte.
 
El peor clasificado, otra de las víctimas de las lesiones tan ligadas a una disciplina tan exigente, fue Lucas Sáez, de 22 años. Acabó en la 59ª posición, tras caerse en la segunda manga. Ya antes de competir en la primera estaba siendo tratado por el fisioterapeuta de la RFEDI junto a la cámara de salida. “Los que hacemos SBX estamos rotos por todas partes”, aseguró con sorna.

En la primera bajada me dañé la rodilla y en la segunda me resentí. Pese a todo, contento por la experiencia en el que ha sido mi primer Mundial. Ahora, como los demás menos Regino, volveré a pruebas de la Copa de Europa, que es donde nuestro nivel se ajusta más a nuestras posibilidades”.

Written by

Escribimos noticias de snowboard desde 1997. Somos el primer portal en internet de habla hispana. Si quieres ayudarnos como colaborador, ¡¡escríbenos!!

No comments

LEAVE A COMMENT

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies