Se vuelve a dirigir la mirada hacia las grandes estaciones de esquí del mundo

Redacción 28 noviembre, 2014 0
Se vuelve a dirigir la mirada hacia las grandes estaciones de esquí del mundo

Toda fortuna que se precie cuenta con una propiedad en alguno de los destinos de esquí más exclusivos del mundo. Propiedades que, además, se han convertido en una importante fuente de rentabilidad para sus propietarios. Así lo refleja el índice de inmuebles prime ubicados en destinos de esquí (Prime Ski Property Index) elaborado por la consultora Knight Frank. El índice compara veinte de las principales estaciones de esquí del mundo y analiza qué destinos han registrado el mayor crecimiento de precios en lo que va de año hasta junio de 2014.

El informe revela cómo este tipo de activos sufrieron un importante revés tras el colapso de Lehman Brothers en 2008. “No se comportaron como activos refugio tal y como sucedió con las propiedades prime de Nueva York o Londres, Los precios cayeron en los Alpes, si bien no se hundieron, como sí lo hicieron otros mercados con exceso de oferta de vivienda vacacional en algunos mercados europeos”, señala el estudio.

La historia, por el contrario, fue muy diferente al otro lado del Atlántico. Tanto los precios como los volúmenes de ventas en los principales resortsvinculados al esquí se hundieron. En Aspen (Estados Unidos), los precios se desplomaron un 36% en tan sólo 18 meses, tras haber marcado máximos en 2008. Precisamente, en Estados Unidos se puso de moda tener una casa en una zona de montaña, donde poder esquiar, pero cuando estalló la crisissubprime fueron los primeros activos de los que se desprendieron las grandes fortunas.

Por el contrario, en mercados exclusivos y elitistas como el de Courchevel y Val d’Isere, ambos en los Alpes franceses, la falta de producto –unida al enorme poder adquisitivo de los propietarios– evitó el colapso de los precios tras el estallido de la crisis financiera.

“Si los vendedores en estos mercados hubiesen conseguido desprenderse de sus propiedades a los precios que pedían, habrían vendido, pero no tenían urgencia ni necesidad de rebajarlos para obtener liquidez”, apunta Knight Frank en su estudio.

La situación, por el contrario, fue muy diferente en Chamonix, a los pies del Mont Blanc. Por debajo del umbral de 1,5 millones de euros, se produjo en el mercado una avalancha de propiedades a partir de 2008.

Lo que sí sucedió a ambos lados del Atlántico fue una drástica reducción de las operaciones tras la quiebra de Lehman Brothers. Los notarios franceses estiman una contracción de las operaciones en torno al  60% en 2009, mientras que los datos de las agencias inmobiliarias en Estados Unidos registraron caídas en las ventas en Aspen en South Lake Tahoe, por encima del 50% entre 2007 y 2008.

Seis años después del colapso de Lehman Borthers, ante la incipiente recuperación del mercado inmobiliario en algunos puntos del planeta y con los últimos coletazos del verano dejándose sentir en España y Reino Unido, las grandes fortunas han salido de nuevo de sus escondites en busca de un destino a pie de pista.

El índice elaborado por Knight Frnak muestra esa recuperación en este tipo de activos. Así, refleja un incremento del 5,9% desde enero hasta junio de 2014, tras un crecimiento del 4,6% ya registrado durante el ejercicio anterior. Desde los mínimos de junio de 2009, el índice ha experimentado un aumento del 23,5%.

Estaciones de esqui

Por el contrario, en mercados exclusivos y elitistas como el de Courchevel y Val d’Isere, ambos en los Alpes franceses, la falta de producto –unida al enorme poder adquisitivo de los propietarios– evitó el colapso de los precios tras el estallido de la crisis financiera. 

“Si los vendedores en estos mercados hubiesen conseguido desprenderse de sus propiedades a los precios que pedían, habrían vendido, pero no tenían urgencia ni necesidad de rebajarlos para obtener liquidez”, apunta Knight Frank en su estudio.

La situación, por el contrario, fue muy diferente en Chamonix, a los pies del Mont Blanc. Por debajo del umbral de 1,5 millones de euros, se produjo en el mercado una avalancha de propiedades a partir de 2008.

Lo que sí sucedió a ambos lados del Atlántico fue una drástica reducción de las operaciones tras la quiebra de Lehman Brothers. Los notarios franceses estiman una contracción de las operaciones en torno al  60% en 2009, mientras que los datos de las agencias inmobiliarias en Estados Unidos registraron caídas en las ventas en Aspen en South Lake Tahoe, por encima del 50% entre 2007 y 2008.

Seis años después del colapso de Lehman Borthers, ante la incipiente recuperación del mercado inmobiliario en algunos puntos del planeta y con los últimos coletazos del verano dejándose sentir en España y Reino Unido, las grandes fortunas han salido de nuevo de sus escondites en busca de un destino a pie de pista.

El índice elaborado por Knight Frnak muestra esa recuperación en este tipo de activos. Así, refleja un incremento del 5,9% desde enero hasta junio de 2014, tras un crecimiento del 4,6% ya registrado durante el ejercicio anterior. Desde los mínimos de junio de 2009, el índice ha experimentado un aumento del 23,5%.

Queenstown (Nueva Zelanda) y Aspen (Estados Unidos) se anotaron el mayor aumento de precios de lujo, con subidas del 24,8% y 20,7%, respectivamente, entre 2013 y junio de 2014. El repunte económico de Nueva Zelanda, las inversiones extranjeras y unas tasas de interés relativamente bajas son factores, todos ellos, que están avivando el crecimiento de precios en las estaciones de estas antípodas, según la consultora inmobiliaria.

El caso de Aspen, según el informe de Knight Frank, es particular. Si bien se ha producido un crecimiento anual de precios de lujo de más del 20%, dichos precios se sitúan todavía un 18% por debajo de los máximos registrados antes de la crisis. En términos generales, los resultados obtenidos por Norteamérica superan ampliamente los obtenidos por Europa en lo que va de año hasta junio, registrando así un crecimiento medio de los precios del 13,3% (comparado con el 1% de Europa). Sin embargo, la historia es bastante distinta si se analiza un período de tiempo más largo. Los precios medios de las estaciones de esquí norteamericanas siguen estando un 9,9% por debajo de los máximos registrados en 2008, si bien esta cifra en Europa se sitúa ya un 8,8% por encima.

Morzine (Alpes franceses) es uno de los destinos de esquí de Europa que mejores resultados ha obtenido: la estación que está más cerca de ser realmente reconocida como un destino del que disfrutar todo el año, que está invirtiendo mucho en su infraestructura. Los precios de las propiedades de lujo en esta estación han subido un 6,7% en lo que va de año hasta junio.

Val d’Isere –estación que ha sido testigo de un fortalecimiento de las ventas en el 2014, sobre todo en la horquilla de precios entre uno y dos millones de euros– ha registrado un aumento del 3,2% de los precios tras dos años de apenas crecimiento. Por su parte, las estaciones de esquí suizas ocupan un lugar destacado en la clasificación; Zermatt se sitúa a la cabeza de la lista gracias a su crecimiento anual de precios del 5,5%.

“La incertidumbre que rodea a Lex Weber en el mercado de suiza –la introducción de un límite del 20% en segundas residencias por comuna– ha retrasado algunas decisiones de compra. Una vez que la ley entre plenamente en vigor, lo cual está previsto que suceda en un año, estamos totalmente convencidos de que volverá la confianza”, apuntan desde Knight Frank.

http://www.elconfidencial.com/vivienda/2014-11-10/los-ricos-vuelven-a-dirigir-la-mirada-hacia-las-grandes-estaciones-de-esqui-del-mundo_434465/

Deja una respuesta »