Las estaciones de esquí más raras del mundo

Redacción 6 marzo, 2016 0
Las estaciones de esquí más raras del mundo

Hay quien esquía en Formigal, Baqueira o Sierra Nevada, pero también los hay que lo hacen en Irán, Marruecos e, incluso, en una zona de guerra. Estas son las estaciones de esquí más extrañas que te puedes encontrar a lo largo y ancho del globo.

1. Monte Hermón (Israel-Líbano-Siria)
Una estación de esquí en mitad de una zona de guerra… y no es una exageración. El Monte Hermón se encuentra en plena meseta de los Altos del Golán, un territorio que divide Israel, Líbano y Siria y que está supervisado por fuerzas de paz de la ONU. Está en parte del territorio israelí ocupado a Siria y a diario se ve a los esquiadores junto a miembros del ejército que vigilan la estación de posibles ataques. Damasco se encuentra a menos de 50 kilómetros, aunque a nadie se le ocurriría intentar esquiar hacia la zona siria haciendo fuera-pista:está rodeada de minas.

2. Shemshak (Irán)
¿Esquiar con un burka? Pues sí, es posible. Todos nos imaginamos Irán como un país cálido en mitad de Oriente Medio, pero su clima continental provoca inviernos fríos… y en sus montañas aparece la nieve. Por eso, a menos de dos horas de Teherán se encuentra la estación de Shemshak, cerca del Mar Caspio, pero con pistas a 3000 metros de altura. Aunque la estación es pequeña, sus alrededores son infinitos, aunque debe contratarse (obligatoriamente) a un guía por el altísimo riesgo de aludes.

3. Masik Pass (Corea del Norte)
En el país más cerrado del mundo no es fácil enterarse de noticias como la inauguración de la única estación de esquí del país, el día de año nuevo de 2014… a no ser que el propio régimen de Pyonyang lo publicite, como es el caso. Se dijo que el líder supremo, Kim Jong-un, había estado esquiando el día previo a su apertura. También hemos sabido que, en pleno embargo de la ONU, consiguieron remontes gracias al contrabando de una empresa china y que las autoridades norcoreanas pemiten la entrada de algunos esquiadores cada año gracias a un acuerdo con algunas agencias extranjeras. En China, por ejemplo, se venden paquetes de cuatro días esquí a esta estación… a 2000 dólares por persona. Una experiencia, cuando menos, exótica.

4. Oukaïmeden (Marruecos)
Esquiar al estilo de los años 60 en España es todavía factible. A menos de 100 kilómetros de Marrakech, en plena cordillera del Atlas, se ubica este resort que cuenta con los vetustos remontes retirados de algunas estaciones españolas, por lo que la lentitud es su principal característica. Las 41 pistas de la estación se encuentran por encima de los 2500 metros de altura, aunque lo que más sorprende es la ausencia de esquiadores: apenas se ven aficionados descendiendo por las laderas. Eso sí, el fuera-pista es más que recomendable por tierras casi vírgenes.

5. Terelj Ski Resort (Mongolia)
Es uno de los países más grandes y fríos del mundo, pero en Mongolia no hubo una estación de esquí hasta hace seis años. A finales de 2009, en el Parque Nacional de Terelj, se inauguró el primer resort de esquí del país, una pequeña estación con diez pistas, dos telesillas y quince cañones de nieve. Está a menos de media hora de la capital, Ulan Bator, aunque no es barato descender por sus laderas: el precio del forfait (15 euros) equivale al sueldo semanal de un mongol.

6. Meydan One Dubai (Emiratos Árabes Unidos)

¿Qué se puede hacer cuando ya se tiene una de las pistas de esquí bajo techo más grandes del mundo y, además, estás en medio del desierto? Pues hacer una el doble de grande. Dicho y hecho. Dubai está preparando lo que será la pista indoor más grande del mundo, con 1200 metros de largo, lo que triplicará la que ahora existe en un centro comercial del emirato e, incluso, doblará las más grandes que existen actualmente en el mundo (Alpincenter Bottrop, en Alemania, y Snow World, en Holanda). Formará parte de un complejo con oficinas, restaurantes, hoteles y viviendas y estará terminada para la Exposición Universal de 2020.

7. San Glorio (Cantabria y León)
Aún no está en funcionamiento, pero quiere convertirse en la trigésimo primera estación de España. La particularidad de este enclave de los Picos de Europa será que quiere funcionar sin remontes ya que pretenden subir a los esquiadores a las pistas con trineos tirados con perros con capacidad para 21 personas en cada viaje. El proyecto, que también incluye en el futuro el heliesquí, está en fase de estudio por las autoridades de León y Cantabria y tiene un presupuesto inicial de 250.000 euros.

http://www.elconfidencial.com/deportes/esqui/2016-03-04/estaciones-esqui-mas-raras-del-mundo_1162836/

Deja una respuesta »