Fidel en les Diablerets, 4º ep.

Redacción 16 diciembre, 2010 0

Aquí tenemos el cuarto y penúltimo episodio de las aventuras de Fidel Alonso por el glaciar de Les Diablerets.

Afronto la última parte de mi estancia en Suiza bien acompañado con la visita de César de la Hoz (fotógrafo), Jorge Méndez y Jairo Alonso (ambos Surf 3), como ya comenté en el último episodio, y está siendo una semana muy entretenida y divertida.

La cruz de ésta moneda ha sido de nuevo el mal tiempo, hemos tenido bastante mala suerte con la metereología y no hemos podido subir a ripar todo lo que nos hubiera gustado, con el fastidio que supone tanto a la hora de divertirse como para trabajar material audiovisual y entrenar.

Ha caído tanta nieve que parte del dominio esquiable de invierno, que tiene su apertura oficial a finales de Diciembre, ha podido abrirse al público parcialmente y hemos podido disfrutarlo. Justo en frente de la casa donde me alojo tengo uno de los telesillas de parte de este dominio esquiable que está dentro del propio pueblo de Les Diablerets, la zona en concreto se llama Meilleret donde podrás disfrutar de pistas arropadas por frondosos bosques de pino alto que conservan la nieve de forma inmejorable y con largos descensos muy completos.

Así que después de un enorme pateo de dos minutos desde la puerta de casa hasta el telesilla… hemos comenzado nuestra jornada de riding que se alargaría hasta última hora. El intenso frío nos ha obligado a abrigarnos hasta las cejas pero aquí no te quedas congelado en el telesilla, ya que cuentan con mamparas para protegerte de las inclemencias metereológicas.

Una vez disfrutado el terreno esquiable de Les Diablerets pusimos rumbo a Glacier 3000 para acabar el día con un poco de snowpark. Solazo y un park muy bien shapeado nos permitieron realizar numerosas rondas en la línea de saltos sobre la nieve fresada recién caída la noche anterior. La buena visibilidad permitió que tomaramos diferentes imágenes, como por ejemplo la del recorrido de la tremenda montaña rusa que funciona en verano y que presume de ser la más alta ubicada. Un día completísimo que no tendría que ver con las jornadas posteriores…



La lluvia hizo su aparición en cotas bajas y la nieve, unida al fuerte viento en cotas más altas y en el glaciar
, lo que nos hizo pasar horas y horas delante del ordenador, viendo pelis, dando paseos, compras, … y un poco de deporte diario en el Polideportivo. Aquí nos hemos pegado muy buenas risas jugando al mítico juego del 21 en el Basket y con un aliciente para añadir competitividad, el que perdía debía ponerse a en el paredón mientras los demás tendrían la oportunidad de disparar un chut cada uno con un balón blandito apuntando al culete del perdedor. Algo difícil para los que nunca hayan jugado al fúbtol…pero menos difícil para los que si han jugado, y aquí casi todos le habíamos dado más o menos y las risas no se hicieron esperar en cada partida.

Las siguientes jornadas de mal tiempo las hemos planteado de la mejor forma posible. Uno de los días nos hemos trasladado a la zona de Gstaad donde había unos remontes abiertos y un poco mejor tiempo, y al menos, hemos hecho el turista y ripado parte de la mañana.

Otros de los días hemos buscado spots urbanos para hacer fotos con César y hemos podido sacar algo bueno gracias al buen ojo de éste fotógrafo. Esperemos que muy pronto veáis publicadas estas fotos en diferentes medios, os tendré informados. Una de las sesiones nos llevó toda una mañana el preparar y acondicionar la zona donde había un árbol muerto y caído que estaba en el bosque de las pistas de Meilleret que quedaba colgado con respecto al suelo y que pudimos grindar.

Después de investigar por el pueblo dimos con otro lugar donde nos estuvimos entreteniendo un rato ya que el spot no presentaba ninguna complicación ni dificultad comparado con el anterior y en cambio sí ofrecía un buen rato de diversión y al menos, de snowboard.

El caso es intentar cuadrar la situación dentro de lo que buenamente el tiempo nos permitiese, y por lo menos lo hemos ido consiguiendo. Algunas de las tardes hemos salido para despejarnos y hacer algo de vida social a nuestro lugar fetiche, L’Ormonan,  donde tomamos algo y charlamos distendidamente en éste local tan acogedor.

Esto se va acabando, ya queda poco, en el próximo episodio espero poder mostraros otro vídeo, más fotos y nuevas anécdotas para finalizar esta aventura. Os dejo dos curiosidades en forma de foto. En el glaciar puedes encontrarte cosas normales como perros con trineos…a otras menos normales como…una avioneta en las pistas!!

Deja una respuesta »